¿Sigue habiendo dos Alemanias?

Imaginen que en su país cambia todo. De golpe, sin grises. Imaginen que toda su esperanza estaba depositada en ese cambio. Ahora imaginen que treinta años después, todo ha cambiado, excepto el hecho de seguir sintiéndose frustrado. Un ciudadano de segunda clase. En estos días hemos leído mucho sobre aquel momento histórico en el que…

A %d blogueros les gusta esto: