Tres certezas y tres dudas a 58 días de los comicios

Las encuestas de intención de voto para las federales de septiembre que se difundieron hoy no dejan dudas sobre tres cuestiones:

1- Angela Merkel será nuevamente canciller logrando así la rerereelección. Comentarios sobre la alternancia y la calidad democrática se dejan en mesa de entrada.

2- El objetivo de Martin Schulz ha sufrido una leve transformación: pasó de “ser el canciller de Alemania” a “evitar realizar la peor elección de la historia”. No olvidemos que en 2009 el SPD obtuvo 23% de los votos, número idéntico al de hoy.

3- Habrá seis partidos en el Bundestag por primera vez desde 1957. Esto implica el regreso “triunfal” de los liberales (FDP) con su nuevo estilo hipster y la llegada de los ultraderechistas de AfD.

Encuesta_Alemania_Infratestdimap_28.7.17_Elecciones_federales

Lo que todavía no está definido es quién va a gobernar Alemania, aunque las opciones no abundan. Veamos:

Posibles-COaliciones-28Juli2017.png

La primera posibilidad es una reedición de la gran coalición, es decir una nueva alianza entre los dos partidos mayoritarios. Sería la tercera de los últimos cuatro períodos legislativos. Es muy posible que esto dañe aún más la imagen del partido socialdemócrata. Paralelamente una nueva große Koalition favorecerá a la ultraderecha en la medida en que fortalecerá su postulado antipolítica: “son todos iguales”.

La segunda opción es absolutamente inviable ya que involucra a AfD, un partido con el cual nadie está dispuesto a sentar a hablar. Al menos por ahora.

La última posibilidad es una coalición Jamaika, llamada así por la combinación de los colores carácterísticos de la CDU (negro), los verdes y los liberales (amarillo). Para que este pacto se convierta en realidad no alcanza con las bancas ni con la negociación de carteras y proyectos. Aquí hace falta un trabajo muy fino de construcción de consenso y reconciliación entre viejos enemigos. Por un lado, los verdes con los liberales, cuya confrontación ha llegado a niveles importantes. Por otro, los conservadores de Baviera (CSU) con los ecologistas, un relación que a primera vista pareciera imposible.

A sólo un escaño de la mayoría queda la tradicional alianza conservadora-liberal. Una constelación que dejó una pésima imagen luego de sus últimos cuatro años en el gobierno (2009-2013). Habrá que ver si el electorado alemán está dispuesto a darles una nueva oportunidad.

Imagen de portada: Berlin Bundestag. por Fred PO (CC BY-SA 2.0), via flickr.

Deja un comentario