El partido verde de Alemania (Bündnis 90/die Grünen) ha llegado a los 75.311 afiliados. El número más alto en su historia. La noticia, sin embargo, no está en ese dato en general. En realidad, lo relevante es el crecimiento conseguido en el este de Alemania, donde aumentaron en 20% su cantidad de afiliados.

En la ex RDA los verdes nunca han logrado buenos desempeños electorales, de hecho, nunca han conseguido un resultado de dos dígitos en todo el este (con la excepción de Berlin la reunificada). Su mejor performance fue en 1990 cuando lograron el 9,3% de los votos en Mecklenburg-Vorpommern.

Resultados electorales regionales de los verdes de los últimos 40 años.

Los verdes parecen haber encontrado una oportunidad para revertir esta situación. El tema del cambio climático, reforzado por la sequía del pasado verano boreal, se potencia por un discurso que ha logrado instalarse como la contraparte de la formación ultraderechista AfD.

El trasvase imposible

El trasvase electoral de la ultraderecha en Alemania es de carácter transversal. Esto quiere decir que AfD se ha alimentado de electores descontentos provenientes de todo el espectro político. Desde la izquierda hasta la derecha han decidido apoyar la opción ultraderechista, ya sea a nivel local, regional como federal.

El partido tradicional que menos ha sufrido este trasvase ha sido el partido verde. Existe una suerte de incompatibilidad ideológica entre ambos electorados. En otras palabras, son escasos, o nulos, los valores compartidos entre estos dos grupos de votantes. Al no existir valores compartidos, tampoco es posible la construcción de una agenda en común. Veamos un ejemplo:

El partido die Linke (izquierda) posee una agenda que prioriza la lucha por la mejora de las condiciones de vida de los sectores más vulnerables. Aquí prima la idea de desigualdad e injusticia en el reparto de la riqueza. En el discurso ultraderechista la desigualdad y la injusticia, que explican la situación negativa de los vulnerables también existe. Sin embargo, presentan una definición del problema alternativa, que adjudica la causa de esa injusticia a la desidia de los partidos políticos tradicionales o a la inmigración descontrolada.

Así, ambos partidos presentan una visión sobre la situación de los vulnerables, mencionan la injusticia de la misma y ofrecen una explicación que se traduce luego en un posicionamiento político concreto. Los electores que en 2017 dejaron de votar a die Linke y se inclinaron por AfD (cerca de medio millón de personas) no cambiaron de escala de valores, no son diferentes, no se volvieron más o menos inteligentes. Votaron siguiendo el mismo valor, es decir, votaron en contra de la injusticia que sufren. Y al hacerlo, en este caso y por diversas razones, creyeron en un discurso alternativo al de la izquierda. Un discurso que, posiblemente, active otras emociones mucho más poderosas como la frustración y la indignación.

Cabe destacar que la mayoría de los votantes que Die Linke ha perdido en las últimas diez elecciones regionales ha votado por AfD.

La agenda postmaterialista

Los verdes no tienen este problema. El votante verde no comparte los valores del discurso de AfD, incluso se podría decir que los desprecia. Recordemos que este electorado se ha ido transformando a lo largo del tiempo. Ya no se trata de la propuesta antisistema, radical y de izquierdas que promulgaban en los ’80. Hoy los verdes son el partido pródigo de sectores más burgueses, con sus problemas existenciales solucionados, buenos ingresos, vivienda asegurada, educación alta y otro tipo de necesidades.

Las demandas del votante verde se apoyan en ejes como la educación de alta calidad, la cuestión del clima, la igualdad de género, la alimentación sana, la ética en los medios de producción, entre otros puntos. Se trata de una oferta política que ofrece una mirada que va más allá de los derechos ya conquistados. Algo que, por ejemplo, no se ve ni en la socialdemocracia (SPD) ni en die Linke. La situación de bienestar general, al menos para parte de la población, permite pensar y debatir sobre problemas más complejos o sofisticados. Nadie que esté desempleado, tenga hambre o viva en la calle tendría entre sus prioridades el cambio climático o el trato que reciben los cerdos antes de llegar al matadero.

La alternativa no ultraderechista

La agenda verde posee también una cara conservadora. No se trata de una agenda socialdemócrata con algo de ecología, la famosa analogía con la sandía, sino que también incorpora al electorado conservador.

La visión pragmática, que poco a poco ha ido hegemonizando el liderazgo del partido, impulsa esta cuestión. Los «realos» (realistas o pragmáticos) han conseguido a fuerza de muy buenos desempeños electorales imponer una método menos dogmático, propio de los «fundis» (el ala más intransigente del partido). En ese sentido, una economía sostenible pero estable es una bandera que por ejemplo el gobierno verde de Baden-Württemberg no está dispuesto a poner en cuestión. Aunque esto incluso generase contradicciones ideológicas como sucede con el tema de la industria automovilística.

La inmigración es otra cuestión compleja en la interna verde. Existen posiciones solidarias, abiertas a la idea de recibir refugiados, con una concepción positiva de la inmigración en tanto factor enriquecedor de la sociedad. Pero paralelamente han surgido voces mucho menos idealistas, como la del alcalde de Tübingen o la del gobernador de Baden-Württemberg, que se han encargado de limitar el tono romántico. A partir de ello han construído un discurso mucho más equilibrado. Un discurso que se ha transformado en un dolor de cabeza para democristianos (CDU) y conservadores (CSU). Por ese discurso el partido verde es actualmente depositario de aquellos votantes conservadores que buscaban una alternativa a la CDU/CSU pero que no se podían permitir apoyar a los ultraderechistas. El trasvase en las elecciones en Hessen y Bayern son prueba de ello.

La última frontera

El Este de Alemania, detras de la vieja cortina de hierro, es terreno enemigo para los verdes. O al menos lo era. Las encuestas de intención de voto de este año en los Estados Federales del Este del país indican que los verdes duplicarían los resultados de la última elección en cada uno de ellos.

La subida de un 20% en la cantidad de afiliados en dichas regiones son un segundo indicador de una incipiente revolución verde de aquel lado del río Elba. Seguramente el fenómeno no será comparable a lo sucedido en el sur del país, donde los resultados fueron superlativos, pero los datos actuales dan cuenta de un posible cambio de época para un partido que está viviendo una oportunidad histórica.

El posicionamiento logrado por el partido verde es único en el espectro político alemán actual. Han conseguido ocupar un lugar en el centro, vital desde el punto de vista estratégico, pero a la vez han sido capaces de establecerse como la contracara de la ultraderecha, consolidada y con presencia en todos los parlamentos. Este segundo aspecto ocupa un lugar clave en el plano simbólico. Representa una nueva opción para muchos electores que ya habían perdido las esperanzas y aceptaban a regañadientes una nueva gran coalición. Las elecciones de septiembre y octubre en Brandenburg, Sachsen y Thüringen serán la bisagra para los verdes.

Si te gusta nuestro trabajo puedes apoyarnos adquiriendo un abono desde sólo 0,49 euros al mes. Con él tendrás acceso a contenidos exclusivos y a la vez estarás colaborando para que podamos seguir ofreciendo este material sobre Alemania.

Elige tu abono a continuación y pruébalo gratis por 30 días ¡Gracias por tu apoyo!

Selecciona tu ciclo de pago
Selecciona tu ciclo de pago
Selecciona tu ciclo de pago
Crea tu cuenta en Elecciones en Alemania
*
Usuario
Usuario no puede quedar en blanco.
Please enter valid data.
Este nombre de usuario ya está registrado, por favor elige otro.
Este usuario no es válido. Por favor ingrese un usuario válido.
*
Nombre
Nombre no puede quedar en blanco.
Please enter valid data.
This first name is invalid. Please enter a valid first name.
*
Apellido
Apellido no puede quedar en blanco.
Please enter valid data.
País
PaísAlemaniaArgentinaBoliviaChileColombiaCosta RicaCubaEcuadorEl SalvadorEspañaGuatemalaHondurasMéxicoNicaraguaParaguayPanamáPerúPortugalPuerto RicoRep. DominicanaUruguayVenezuelaAfganistánAlbaniaAndorraAngolaAntigua y BarbudaArabia SauditaArgeliaArmeniaAustraliaAustriaAzerbaiyánBahamasBangladésBarbadosBaréinBélgicaBeliceBenínBielorrusiaBirmaniaBosnia y HerzegovinaBotsuanaBrasilBrunéiBulgariaBurkina FasoBurundiButánCabo VerdeCamboyaCamerúnCanadáCatarChadChinaChipreCiudad del VaticanoComorasCorea del NorteCorea del SurCosta de MarfilCroaciaDinamarcaDominicaEgiptoEmiratos Árabes UnidosEritreaEslovaquiaEsloveniaEstados UnidosEstoniaEtiopíaFilipinasFinlandiaFiyiFranciaGabónGambiaGeorgiaGhanaGranadaGreciaGuyanaGuineaGuinea ecuatorialGuinea-BisáuHaitíHungríaIndiaIndonesiaIrakIránIrlandaIslandiaIslas MarshallIslas SalomónIsraelItaliaJamaicaJapónJordaniaKazajistánKeniaKirguistánKiribatiKuwaitLaosLesotoLetoniaLíbanoLiberiaLibiaLiechtensteinLituaniaLuxemburgoMadagascarMalasiaMalauiMaldivasMalíMaltaMarruecosMauricioMauritaniaMicronesiaMoldaviaMónacoMongoliaMontenegroMozambiqueNamibiaNauruNepalNígerNigeriaNoruegaNueva ZelandaOmánPaíses BajosPakistánPalaosPapúa Nueva GuineaPoloniaReino UnidoRepública CentroafricanaRepública ChecaRepública de MacedoniaRepública del CongoRepública Democrática del CongoRepública DominicanaRepública SudafricanaRuandaRumaníaRusiaSamoaSan Cristóbal y NievesSan MarinoSan Vicente y las GranadinasSanta LucíaSanto Tomé y PríncipeSenegalSerbiaSeychellesSierra LeonaSingapurSiriaSomaliaSri LankaSuazilandiaSudánSudán del SurSueciaSuizaSurinamTailandiaTanzaniaTayikistánTimor OrientalTogoTongaTrinidad y TobagoTúnezTurkmenistánTurquíaTuvaluUcraniaUgandaUzbekistánVanuatuVietnamYemenYibutiZambiaZimbabue
Selecciona un país.
Please enter valid data.
*
Correo electrónico
Apellido no puede quedar en blanco.
Este correo electrónico ya está registrado, por favor elige otro.
*
Contraseña
Contraseña no puede quedar en blanco.
Please enter valid data.
Por favor utiliza al menos 6 caracteres.
    Strength: Very Weak
    *
    Confirma contraseña
    Confirma contraseña no puede quedar en blanco.
    Las contraseñas no coinciden.
    Las contraseñas no coinciden.
    Selecciona tu modo de pago
    Nombre del portador
    Número de la tarjeta de crédito
    El número de la tarjeta no debe quedar en blanco.
    Please enter at least 13 digits.
    Maximum 16 digits allowed.
    Por favor ingresa los datos correctos.
    Introduce los 12 dígitos de tu tarjeta sin espacios
    Mes de expiración
    El mes de validez de tu tarjeta no debe quedar en blanco.
    Introduce los dos dígitos del mes (ej.: 04).
    Año de expiración
    El año de validez de tu tarjeta no debe quedar en blanco.
    Introduce los dos dígitos del año (ej.: 18).
    Código de seguridad (CVV)
    El CVC no debe quedar en blanco.
    Introduce el CVV ubicado al reverso de tu tarjeta.
    How you want to pay?
    Ingresa aquí tu cupón
    Por favor ingresa tu cupón.
    El cupón no es válido.
    El cupón no es válido para el plan seleccionado.
    El cupón ha expirado.
    Aceptar
    Resumen de pago

    Haz seleccionado el , Monto:
    Aceptar