Derribando mitos: Los propios estigmas como estrategia electoral

¿Revolución? No, simplemente adaptarse a los tiempos. Así comienza el cartel de die Linke (la izquierda) con el cual pretende establecer un doble sentido con el imaginario colectivo alemán, jugando así con su propio estigma social. Por un lado, como se explicó en el apartado sobre partidos políticos alemanes, una gran parte de die Linke es la continuidad del viejo partido único de la antigua Alemania oriental, el SED (Partido de Unidad Socialista Alemán), que tras la caída del muro de Berlín mutó en el PDS (Partido del Socialismo Democrático). Esta procedencia lo hace indefectiblemente heredero de un mote negativo para gran parte de la sociedad alemana: die Linke es un grupo de comunistas, lo que para muchos no sólo significa una amenaza para el régimen económico actual, sino también para la democracia, esencialmente para los conservadores de la Alemania federal pre-reunificación. Con el afiche, die Linke muestra que lo que proponen no es una revolución. Según su visión, simplemente son medidas que servirán solo para adaptar al país a los tiempos que corren y hacerlo más justo para los que menos tienen. Entonces “revolución” vs “armonización” es el concepto.

Por otro lado, el cartel no deja de resaltar la palabra revolución simplemente por el tamaño tipográfico utilizado. Revolución es lo más importante del texto del afiche, lo cual no deja de ser una provocación implícita para aquellos conservadores y un guiño para sus prodestinatarios, es decir aquellos que votan a die Linke justamente por su propuesta de “revolucionar” Alemania.

grossflaeche_thema1_revolution_1130x800
Traducción: ¿Revolución? No, simplemente adaptarse a los tiempos: Salario mínimo por ley de 10 euros, 1050 euros de jubilación mínima, impuesto a los millonarios, energía y alquileres pagables, seguro mínimo en lugar de Hartz IV*, prohibición de la exportación de armas. Fuente: www.die-linke.de

Cabe destacar que cerca de un tercio de los diputados de die Linke son vigilados por el organismo de protección de la constitución alemana, ya que se los considera un peligro latente para el régimen democrático. Esta vigilancia estatal fue muy cuestionada en los últimos tiempos, aunque un cambio no está en los planes de la actual coalición gobernante.

* Hartz IV es una ayuda social para desempleados.

Deja un comentario