La campaña que puede salvar a la socialdemocracia

924 ataques a viviendas y centros de refugiados sólo en 2015, entre ellos más de 76 incendios intencionados; políticos de partidos ultraconservadores proponiendo cierres de frontera y el uso de armas de fuego contra refugiados, incluyendo mujeres y niños; manifestaciones con miles de personas rechazando la llegada de más personas y exigiendo la caída de Merkel; candidatos electorales desesperados por la pérdida de votantes cautivos proponiendo medidas como el impedimento a que los refugiados puedan traer a su familia.

En medio de este contexto, el partido socialdemócrata (SPD) decidió poner un punto. Al menos desde lo comunicacional. “Mi voto por algo razonable” (Meine Stimme für Vernunft)* es el nombre que los socialdemócratas le han dado a su flamante campaña por la tolerancia, el respeto y la no-violencia. Una idea que intenta quitar a la política del clima de confrotación y agitación que vive Alemania desde hace meses. El objetivo es arrebatarle a partido ultraconservador Alternativa para Alemania (AfD) la iniciativa y el control de la agenda sobre el tema refugiados.

Vernunft3_Unser_Land_braucht_Zusammenhalt_Offset
“Nuestro país necesita cohesión. No exclusión.” Fuente: spd.de.
Vernunft1_Unser_Land_braucht_Respekt_Offset
“Nuestro país necesita respeto. No violencia.” Fuente: spd.de.
Vernunft2_Unser_Land_braucht_Sicherheit_Offset
“Nuestro país necesita seguridad. No pirómanos.” Fuente: spd.de.

Si esta campaña con su mensaje conciliador tiene éxito dependerá de la capacidad de los voceros del partido socialdemócrata de lograr instalar un nuevo frame y reconducir el debate sobre los refugiados y sus consecuencias hacia posiciones más reflexivas y menos lineales. El primero que debe aceptar el desafío es su líder, Sigmar Gabriel, quien en los últimos tiempos ha sido acusado de no tener una línea clara. Su errático derrotero ha impactado en la imagen del partido que por muchos es concebido como una fuerza incapaz de ofrecer respuestas alternativas a las decisiones de la canciller, especialmente en temas de alta complejidad como es el de los refugiados.

Tal vez la campaña sea un reflejo entonces de un SPD que decida cambiar la estrategia. Que deje de discutir sobre ideas reduccionistas y se encargue de transmitir un mensaje de esperanza mediante hechos concretos: fortalecer a los municipios, abrirse a los ciudadanos a través de sus dirigentes, candidatos y militantes, ofrecer información y certidumbre.

No es una tarea fácil, pero si quiere salir del estancamiento, el SPD no tiene alternativa. La agencia que realizó la campaña y el equipo de comunicación que la aprobó, lo comprendieron. ¿Lo comprenderá el resto?

Algunos artículos relacionados:

¿No te gusta la realidad? Entonces inventa otra.

La táctica de la incorreción política.

Alemania luego de un millón de refugiados.

Xenofobia: Resentimiento, idiotez y egoísmo.

 

N. de R.: Sabemos que la traducción que hemos realizado del nombre de la campaña no es óptima, pero resulta muy difícil encontrar una expresión en español que refleje el espíritu de la frase en alemán. La palabra Stimme es polisémica y no solo se refiere al “voto” sino que también significa “voz”. En este sentido, la frase podría ser interpretada como “alzo mi voz por algo razonable”. Algunas traducciones alternativas podrían ser: mi voto con criterio, mi voto razonable, mi voto reflexionado, mi voto por la razón.
Gracias Raúl Gil por el intercambio productivo.

Deja un comentario