Schleswig-Holstein es el Estado Federal más septentrional de Alemania. Allí vive aproximadamente el 3% de la población y su capital es la ciudad-puerto de Kiel.

Hasta fines de los ´80 fue una región dominada por los democristianos (CDU) con eventuales coaliciones con el partido liberal (FDP). Sin embargo, el escándalo político generado por un reportaje del semanario Der Spiegel sobre la campaña sucia de 1987 contra el candidato del partido socialdemócrata (SPD) torció la historia y se rompió la hegemonía.

Schleswig-Holstein es la segunda región de Alemania que ha logrado formar un gobierno mediante la alianza entre democristianos, liberales y verdes. La denomiada Koalition Jamaika.

La formación de este gobierno cobró importancia ha causa del fallido intento de formar la misma coalición pero a nivel federal. Es posible que aquí la falta de un partido conservador en las negociaciones, como lo es la CSU de Baviera, o la mayor apertura de los liberales, haya facilitado las negociaciones.

La Coalición Jamaica fue interpretada como una victoria política de la CDU que venía de cinco años en la oposición pese ha haber ganado la última elección de 2012. En efecto, los democristianos, bajo el liderazgo de Daniel Günther, lograron mostrar una mayor flexibilidad a la hora de las negociaciones y con ello convencer a los verdes de un tripartito novedoso y beneficioso para las partes. 

En dicha elección sufrieron varios partidos. El SPD, que además de perder votos también perdió el gobierno, los piratas, que como en el resto de los parlamentos se hundieron en el olvido, y el partido de la minoría danesa (SSW), que perdió la posibilidad de seguir formando parte del gobierno de la región. Cabe destacar que el SSW es un partido para el que no rige la barrera del 5% para ingresar al parlamento. Esto es así porque se trata de una fuerza que representa a una minoría nacional. Existen otras minorías a las que les corresponde esta excepción: el partido de los sorbios en Brandenburg y Sachsen y el partido de los frisios en Niedersachsen.

En las federales de 2017 la caída de los socialdemócratas, en consonancia con lo que sucede en todo el país, se profundizó. En contraposición, los liberales se recuperaron de uno de los peores períodos de su historia y los democristianos, pese a perder votos, consiguieron el segundo mejor resultado a nivel regional.

La representación parlamentaria a nivel federal de Schleswig-Holstein es de apenas el 3,7% de los escaños en el Bundestag y cuenta con cuatro votos en el Bundesrat.

[arm_setup id=”6″ hide_title=”false”]

Foto de fondo en la portada: Staatskanzlei en Kiel de Gerd Seidel (Rob Irgendwer) (CC BY-SA 3.0), vía Wikimedia Commons.

A %d blogueros les gusta esto: