Siete claves para entender las regionales de ayer en Alemania

Nueve de cada diez artículos sobre las elecciones regionales de Nordrhein-Westfalen (NRW) de ayer se concentrarán en el “efecto Schulz”. Desde aquí apuntaremos a otros siete elementos importantes que hay que considerar para entender el escenario político alemán. A saber:

1- Clima de cambio. La derrota de la gobernadora de NWR, Hannelore Kraft (SPD), nos muestra una vez más que el resultado de las regionales es multicausal. No es posible entender el voto si sólo nos quedamos en el peso de los problemas nacionales y de las figuras de la política federal. Los determinantes del voto son más complejos y obedecen a la lógica própia de cada región.

El clima de cambio, tal como lo marcó anoche en la tertulia twittera el analista Raúl Gil, fue una variable fundamental. La satisfacción con el trabajo de Kraft venía en caída y la imagen de los socialdemócratas era bastante negativa. De hecho el 74% de los votantes acordaba con la frase el SPD no dice exactamente, qué quiere hacer por la justicia social, mientras que el 60% piensa que el SPD prometió mucho y cumplió poco. Realmente difícil de remontar.

Elecciones-NRW-Alemania-Encuestas-2017

Por otra parte, los eventos de la noche vieja de 2015 en Köln sumados a la mala imagen del ministro del interior Ralf Jäger, le pasaron factura al gobierno regional que tuvo una caída de más de 8 puntos porcentuales respecto de 2013.

Elecciones-NRW-Alemania-Encuestas-2017-Resultados

2- Agenda y timing. Según las encuestas, los cinco problemas más importantes de la región son: Educación, refugiados, tránsito, criminalidad y puestos de trabajo. En todos y cada uno de estos issues la CDU se posicionaba mejor respecto del SPD. En otras palabras, para los problemas que se vienen, los conservadores estaban mejor preparados.

Elecciones-NRW-Alemania-Encuestas-2017-Problemas

El SPD nunca fue capaz de visualizar esta agenda. Estaban concentrados en comunicar la propia y olvidaron que el objetivo de la campaña no es difundir una agenda política determinada. El fin de la campaña es lograr que la agenda pública y la agenda del partido se parezcan lo más posible. Esto se consigue mediante una comunicación segmentada que genere mensajes para la gente indicada, es decir el público buscado.

El error de creer que la agenda propia es la “correcta” y solo hace falta gritarla a los cuatro vientos para que la gente “entienda” qué es lo que le conviene es fatal (el economista Zirahuén Villamar, conocedor del tema, no se cansa de repetirlo). Incluso tras los resultados de ayer, Kraft dejó en evidencia que el SPD nunca comprendió dónde estuvo su problema de comunicación: No supimos comunicar claramente, cómo logramos mejorar a NRW.

3- La ultraderecha transversal. Alternative für Deutschland (AfD) participó en trece elecciones regionales. En cada una de ellas logró más del 5% de los votos y con ello representación parlamentaria. AfD ya tiene diputados en más del 80% de los parlamentos regionales alemanes y la elección que sigue es la nacional.

Tal como viene sucediendo en cada uno de esos comicios, los ultraderechistas se consolidan como un fenómeno transversal. El trasvase a AfD proviene de todos los partidos sin distinción de ideologías. La movilización de los abstencionistas es otra señal de su capacidad para leer el descontento y capitalizarlo. El comportamiento electoral y la articulación del discurso de AfD los analizamos a fondo en nuestro libro “El retorno de la ultraderecha a Alemania.”

4- La redención liberal. Hace pocos días hablamos del partido Liberal (FDP) y su gran acierto: redefinir su identidad a partir de un nuevo frame que le quite el mote de ser el partido de las empresas para pasar a ser el partido de los emprendedores. El post entero se puede leer aquí y en su spot electoral se puede apreciar el resultado de este proceso:

5- ¿Por qué votar verde? Si los liberales viven un renacer, se puede decir que los verdes están en un proceso de agonía. Desde la tragedia de Fukushima y la decisión de la canciller Angela Merkel respecto del uso de energía atómica, los verdes han sido incapaces de levantar cabeza. Con la excepción de Baden-Württemberg gobernada por el popular Winfried Kretschmann, el electorado verde se desintegra poco a poco. ¿Por qué votar verde? ¿Cuáles son los temas diferenciadores, aquellos que ningún otro partido defiende? ¿Son liberales, conservadores o progresistas? Preguntas simples que un partido minoritario debería poder responder rápidamente pero que los verdes no saben, no quieren, no pueden responder.

Elecciones-NRW-Alemania-Encuestas-2017-Trasvase-Verdes.png

6- La cortina de hierro. Nordrhein-Westfalen es una región enorme. La más poblada de Alemania. Allí se encuentra el Ruhrgebiet (cuenca del Ruhr), una de las mayores regiones industriales de Europa. Antaño fue tierra fértil para partidos de izquierda. El partido comunista alemán (KPD) llegó al 14% en la primera elección luego de la segunda guerra mundial. El propio SPD superó el 50% de los sufragios en 1985. Un récord. Hoy en día esta situación ya no es tal y el partido de la izquierda (die Linke) ha quedado fuera del parlamento por apenas 8500 votos.

Elecciones-NRW-Alemania-Encuestas-2017-Voto-Trabajadores

Si bien mejoró su marca de 2013, no fue capaz de superar a los ultraderechistas de AfD por el voto “trabajador”. De hecho, AfD obtuvo más del doble en esta categoría. Entre los desempleados también quedó detrás de los ultraderechistas. Queda claro que die Linke todavía tiene mucho camino por recorrer para reducir esa aversión natural que produce en el votante de Alemania occidental.

7- ¿La vuelta de la alianza liberal-conservadora? Sin die Linke en el parlamento las opciones para formar coalición se han ampliado. Una gran coalición (Groko) entre los partidos mayoritarios (SPD y CDU) es la primera alternativa y ya en campaña se hablaba del tema. Sin embargo, una coalición liberal-conservadora (CDU-FDP) se ubica como favorita pese a llegar con lo justo a la mayoría de 100 sobre 199 escaños. Las encuestas indican que esta última opción es actualmente la preferida con un 39%, por encima de una Groko (36%). Con ello se comprueba la existencia del clima de cambio que mencionábamos más arriba.

Elecciones-NRW-Alemania-Encuestas-2017-Posibles-coaliciones

Existe además la posibilidad de conformar dos tripartitos. Uno entre la CDU, los liberales y los verdes, la Jamaika-Koalition, y el otro entre SPD, liberales y verdes, Ampel-Koalition (coalición semáforo). Ambas son altamente improbables pero no dejan de servir de indicador del nuevo escenario político alemán tras la llegada de AfD. Su mera presencia ha generado la necesidad de construir nuevas y complejas mayorías. Algo que veremos en septiembre próximo cuando tengamos por primera vez en mucho años un Bundestag con seis partidos políticos.

Imagen de portada: Afiche FDP NRW. Disponible en: @fdp_nrw

Deja un comentario