Ocho datos sobre Superdomingo electoral en Alemania

Las elecciones regionales que se celebraron hoy en Alemania poseen una peculiar importancia ya que son las primeras que tienen lugar luego de la denominada “crisis de refugiados”. Ellas sirven de termómetro político y de punto de referencia para muchos partidos políticos y candidatos que todavía no terminan de entender el impacto político y social de la llegada de más de un millón de refugiados, y por sobre todo de la percepción que el electorado tiene sobre el tema. Hoy nos limitaremos a mencionar algunas elementos interesantes sobre los resultados. El análisis vendrá a lo largo de las próximas semanas.

1- La derecha crece. Algunos me corregirán y dirán “la extrema derecha”. Queda a criterio de cada uno ubicar a Alternativa para Alemania (AfD) en la escala ideológica. Por lo pronto, queda claro que más allá de sus exabruptos racistas, sus posicionamientos populistas y sus propuestas radicalizadas, los ultraconservadores de AfD lograron un resultado histórico. 24% en Sachsen-Anhalt, más de 12% en en Baden-Württemberg y cerca de 15%  en Rheinland-Pfalz. Parece que el frame “antirefugiado” ha dado resultado.

chart_8849492.png
“Para los refugiados se hace más que para los de aquí”. A la izquierda “estoy de acuerdo”, a la derecha “estoy en desacuerdo”. “Wähler” significa votante.
chart_8857101.png
“El gobierno nacional comienza a controlar la situación de los refugiados”. A la izquierda “estoy de acuerdo”, a la derecha “estoy en desacuerdo. “Wähler significa votante.

2- AfD como segunda fuerza lo cambia todo. Es la primera vez en la historia de Alemania que un partido debutante en una elección obtiene el 24%. Esto ubica a AfD como segunda fuerza y genera muchas preguntas sobre el futuro gobierno de Sachsen-Anhalt. Las posibilidades de conseguir formar gobierno depende de combinaciones que desde el punto de vista ideológico eran impensables. La única opción realista sería: conservadores de la CDU con verdes y socialdemócratas.

chart_8867835
Distribución de escaños en Sachsen-Anhalt

3- Los grandes que ya no lo son. Los grandes derrotados son el partido Socialdemócrata (SPD) y la Unión Demócrata-Cristiana (CDU), es decir, los partidos tradicionales. En Baden-Württemberg ambos perdieron más de diez puntos. En el caso de los socialdemócratas, también perdieron más de 10 puntos en Sachsen-Anhalt.

chart_8866596
Diferencia entre las elecciones 2011 y 2016 en Baden-Württemberg.

4- Estar en contra de Merkel tampoco funciona. En la CDU muchos creyeron que su problema era la postura “benevolente” de la canciller en relación al tema refugiados. La dureza de sus socios de Baviera (CSU) parecía ser bien vista por el electorado conservador y por ello tanto la candidata Julia Klöckner de Rheinland-Pfalz como su homónimo de Baden-Württemberg, Guido Wolf, iniciaron una estrategia de alejamiento de la canciller, incluyendo críticas públicas y planes alternativos. Los resultados están a la vista: Klöckner pasó de 41% de intención de voto a mediados de 2015 al 31 de hoy. Por su parte, Wolf obtuvo el peor resultado de la historia de la CDU en Baden-Württemberg.

5- Más participación, más votos a la derecha. El aumento de la participación electoral (hasta un 10% más que en 2011) se refleja en el enorme crecimiento de AfD que, pese a obtener muchos votos de las arcas de los grandes partidos, se alimenta principalmente de aquellos “no votantes” (Nicht-wähler) en 2011.

6- La maldición del compañero de coalición. Los socios mayoritarios en todos los gobierno de estas regiones fueron reelegidos mientras que los minoritarios fueron duramente castigados. Todos perdieron más de diez puntos: el SPD lo sufrió tanto en Sachsen-Anhalt como en Baden-Württemberg y los verdes lo padecieron en Rheinland-Pfalz.

7- Adios al “Efecto-Fukushima”. Hola al verde conservador. En 2011 los verdes disfrutaban de una popularidad inesperada. La tragedia de Fukushima los convertía en amos y señores de las preocupaciones principales de los alemanes y por consiguiente de la agenda política. Salvando las distancias, podríamos decir que el tema refugiados y AfD juegan hoy en día un efecto similar. Volviendo a los verdes, cinco años más tarde el tema cliente se terminó. Y parece que con él el apoyo a los verdes. La excepción a la regla es el gobernador de Baden-Württemberg Winfried Kretschmann, quien no solo ganó la elección sino que subió 6 puntos. Kretschmann en sus años de gobierno no se ha caracterizado por ser el “típico verde”. Por ejemplo, en la política de asilo y refugiados ha tomado una línea dura, e incluso antes del inicio de la crisis se enfrentó con el bloque parlamentario de los verdes en el Bundestag por este tema.

landtagswahl-bw-2016-gruene-1-700x495
Responsabilidad y discernimiento. Vote Verde por Kretschmann. Fuente: desingtagebuch.de.

8- Alemania del Este y la derecha. Ya en 2014 tres regiones de Alemania oriental habían dado que hablar por sus resultados electorales. AfD lograba 10% en cada una e ingresaba a los parlamentos regionales para sorpresa de los partidos tradicionales que hasta allí habían preferido ignorarlos. Luego de la interna en la que AfD terminó de forjar un perfil ultraconservador parecía que su fuerza se disipaba y las encuestas así lo verificaban. Sin embargo, llegaron los refugiados y AfD renació. Sachsen-Anhalt le otorgó 24%. Encuestas en otras regiones de la ex-RDA le otorgan valores por encima del 15%. Los ataques a centros de refugiados y los episodios de violencia aumentan en estas regiones. Pareciera que la derecha, incluso la más extrema, ha encontrado un lugar en el cual poder manifestarse sin temor a condena social. Tal es así que con algunas de sus consignas AfD ha llegado al poder.

Fuente de las gráficas: wahl.tagesschau.de. Por región: Baden-Württemberg. Rheinland-Pfalz. Sachsen-Anhalt.

Deja un comentario